Factor limpieza en la mejora de la productividad

La limpieza es un factor clave y esencial en todos los ámbitos, y en la vida empresarial no es la excepción, de ella dependen la imagen de la empresa y la productividad; es decir una imagen limpia y buenas medidas de higiene ofrecen mayor capacidad de atracción frente a empleados y clientes

Diversos estudios han señalado que cuando el ambiente está cuidado y es higiénico, la actitud de los trabajadores siempre va a ser más favorable y esto se verá reflejado en los resultados finales, mientras que cuando carece de higiene su productividad se reduce a la mitad. Invertir en limpieza, significa también invertir en seguridad contribuyendo así a la mejor calidad de vida de los trabajadores.

Por otro lado, la estética es un argumento de venta, ya que, debemos saber que los pequeños detalles hacen que el cliente termine firmando, o adquiriendo un producto, desde los artículos mostrados en una estantería hasta el olor de las oficinas, es decir, mientras más cómodo se sienta el cliente y no quiera abandonar un lugar, será más sencillo crear una relación comercial

Teniendo en cuenta estos factores, debemos saber que un lugar de trabajo limpio origina:

  • Un ambiente agradable que influye en la motivación de todo el personal.
  • Máquinas y equipos bien mantenidos, lo que se repercute en bajos costes de mantenimiento correctivo.
  • La reducción de las fuentes de contaminación de materiales, que significan menos desperdicios.
  • Buena visibilidad de la maquinaria o de las zonas de trabajo, para detectar fallos antes de que se conviertan en graves, lo cual influye en la buena calidad y en menores costes.
  • Ventas

En conclusión, la apariencia que ofrece una empresa, independientemente de su rubro de negocio, es de vital importancia para la producción de beneficios.